La salud no es sólo la ausencia de afecciones o enfermedades

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de afecciones o enfermedades”. Con frecuencia los problemas psicológicos de las personas son consecuencia de déficits o carencias en la adquisición de ciertas habilidades y / o fortalezas necesarias. Las carencias en habilidades emocionales como la falta de empatía o de autoestima, o en las habilidades sociales y de comunicación, así como las dificultades en controlar emociones como la ira, la ansiedad, el miedo, la envidia o los celos, pueden llevar a sufrimiento emocional y dificultades de convivencia de la vida cotidiana.

También suelen ser causas de sufrimiento emocional, dificultando la interacción con los demás, algunas creencias básicas con las que ciertas personas afrontan la vida cotidiana. Esto puede derivar en malestar por baja autoestima, timidez excesiva, dificultades para dirigir la propia conducta, disponer de un estilo cognitivo persistentemente negativo, poca capacidad para expresar los propios sentimientos o frecuentes conflictos en la convivencia con los demás.

En ocasiones las carencias o déficits emocionales y / o sociales, así como la presencia de creencias irracionales impiden disponer de un mejor bienestar emocional, tal vez, objetivo básico de los seres humanos.